El estrés en la infancia, aprende a identificarlo y a actuar frente a él

Nuestros hijos también viven el estrés; lo sienten y lo manejan dentro de las características y recursos de la niñez. Conoce esta realidad y aprende a acompañarlos.


A continuación, hablaremos sobre algunos aspectos fundamentales del estrés, en particular en el mundo infantil, y daremos algunos consejos para que apoyes a que tu hijo pueda lidiar con el estrés.  

El estrés y el poder del pensamiento

El estrés se estudia desde varios enfoques: desde lo biológico hasta lo emocional, incluyendo su capacidad de afrontamiento, entre muchos otros. En la investigación The social support questionnaire publicada en el Journal of Personality and Social Psychology, por ejemplo, se habla de que el estrés aparece cuando hay un pensamiento o estímulo amenazador y nosotros no tenemos la capacidad para adaptarnos a éste y así disminuirlo1.

 

Este reconocimiento es crucial para acompañar a nuestros hijos; ya que a veces olvidamos que ellos tienen otra percepción del mundo. Recordarlo nos ayuda a comprender su experiencia desde su perspectiva, no desde la nuestra y, por lo tanto, acompañarlo mejor.

Cómo acercarse al estrés en la infancia

De manera general, el estrés en nuestros hijos puede aparecer en situaciones que requieran que ellos se adapten o hagan algún cambio en sus actividades, esto puede parecer negativo, sin embargo, el modificar ciertas conductas también puede representar un cambio positivo; por lo que es importante que le ayudes a enfrentarlo de manera adecuada, evitando así altos niveles que podrían perjudicar su rendimiento.

¿Cómo identificar señales de estrés en nuestros hijos?

Diferentes estudios, como los de John Bowlby2-4, han identificado diferentes señales:

- En la parte física encontramos falta de apetito o cambios en hábitos de alimentación, dolores de cabeza, mojar la cama, alteraciones del sueño o molestias estomacales frecuentes, entre otros.

- Desde lo emocional y del comportamiento podrías encontrar preocupación, ansiedad o dificultad para relajarse, la aparición de nuevos miedos o fortalecimiento de miedos pasados, expresiones de rabia y agresividad, dificultad para manejar y expresar emociones, tendencia al aislamiento.

¿Qué hacer si tu hijo está estresado?

Aquí te compartimos los siguientes elementos útiles y prácticos que te ayudarán a apoyarlo en esta situación1:

  • Crea un espacio de confianza y aceptación en el hogar, en el que tu hijo pueda expresar libremente lo que siente.
  • Ayúdale a tener experiencias en donde se sienta capaz de enfrentar dificultades.
  • Ayúdalo a adquirir nuevas habilidades.
  • Mantén el diálogo y descubre cómo está pensando sobre lo que le ocurre.
  • Intenta entender la situación desde sus ojos y ayúdale a descubrir otras maneras de ver la misma situación.
  • No le resuelvas sus dificultades. Acompáñalo, dale herramientas y confianza en sí mismo para manejar aquello que le estresa. Así el estrés perderá fuerza disminuyéndose los síntomas.  

Finalmente, es importante que consideres acudir a un especialista si sientes que la situación pudiera salirse de control y afectar la salud y rendimiento de tu hijo. 

Bibliografía:


1 - Sarason, I.G., Levine, H.M., Basham, R.B. & Sarason, B.R. (1983). Assessing social support: The social support questionnaire. Journal of Personality and Social Psychology, 44, 127-139.

2 - Bowlby, J. (1969). Attachment and loss: Vol. 1. Attachment. London: Hogarth      Press.


3 - Bowlby, J. (1973). Attachment and Loss: Vol. 2. Separation: Anxiety and anger. London: Hogarth Press.


4 - Bowlby, J. (1980). Attachment and Loss: Vol. 3 Loss. New \ork: Basic Books.